26/01/2022
Breaking News

El desafío de comer bien en Paraguay

By on 16/10/2019 0 1679 Views

Cada vez con mayor frecuencia en nuestros hogares llevamos a la mesa la discusión sobre los hábitos alimenticios que tenemos. ¿Qué comemos los paraguayos? ¿La mala alimentación es un problema cultural?

En el día mundial de la alimentación conversamos sobre estos temas con Alejandro Servián, joven Chef con 9 años de experiencia en el rubro gastronómico. En Paraguay 19% de los adultos sufre de obesidad y ocupamos el tercer lugar en mayor porcentaje de población que presenta subalimentación, según la FAO.

La importancia otorgada a la alimentación saludable suele estar acompañada de la búsqueda de afirmaciones simples que impiden ver la complejidad del tema, es común escuchar que los paraguayos estamos acostumbrados a comer mal o que nuestras comidas tradicionales son poco saludables, estas afirmaciones son presentadas como sentencias a la hora de abordar la problemática alimentaria que atraviesa la población de nuestro país.

Alejandro en lugar de contribuir a estas ideas prefiere analizar los factores que influyen en esta situación, para él la manera en que nos alimentamos es un reflejo de la sociedad en la cual vivimos.

La tarea que tenemos es analizar por qué nos alimentamos de determinada manera, somos un país que siempre se dedicó al monocultivo, a la ganadería, a la exportación e importación de alimentos, descuidando la producción nacional orientada a la comercialización interna”, arranca diciendo.

Explica además que no se puede hablar de una idea fija de comida tradicional paraguaya, puesto que, en los últimos cien años, nuestra alimentación fue cambiando: “Las guerras cambian el modo de alimentación de la gente, desarrollan cierta tecnología en los alimentos principalmente en lo respecta a durabilidad y transporte. En nuestro caso, después de la guerra del Chaco ingresan a nuestro país alimentos como los fideos secos, el arroz, e incluso el vaka`i, la gente iba apostando a estas salidas por resultar más prácticas y por la condición económica del país en ese momento”.

Por otro lado comenta que la comida hoy denominada autóctona recién se introduce en el periodo de conquista, “Los alimentos precoloniales no llevaban queso, carne vacuna o huevos, lo que comían las comunidades indígenas era radicalmente diferente”.

No desconoce, sin embargo, la gran problemática existente en cuanto a alimentación saludable en nuestro país “Es cierto que muchas de nuestras comidas llevan un exceso de carbohidratos y calorías, a esto se suma que también preferimos optar por alimentos ultra procesados, frituras o embutidos”.

La alimentación, una trampa de estos tiempos.

Comer saludable es un desafío teniendo en cuenta el ritmo de vida que llevamos. Para Alejandro, las principales soluciones deberían ser impulsadas desde el Estado con políticas públicas, “Podríamos pensar en comedores públicos que se abastezcan de producción nacional, dejar de importar alimentos mientras nuestra producción nacional se pudre, finalmente, en este país quienes tienen mayor posibilidad de elegir qué comer son las personas que tienen el privilegio de contar con tiempo y dinero”.

Otras medidas aplicables que sugiere son cocinar con antelación lo que consumiremos en la semana, tener en cuenta los nutrientes de los alimentos llevando un balance entre carbohidratos proteínas y vegetales, desechar los ultra procesados en lo posible, llevar un calendario de producciones de temporada para ahorrar en costos y principalmente aprender a cocinar de manera diversificada.

Los vínculos entre alimentación y salud son un entramado complejo, principalmente cuando hemos aprendido a entender la alimentación como una forma de satisfacción inmediata, alejada de su naturaleza nutritiva como valor esencial, es por esta razón que colocar el peso de responsabilidad en las acciones individuales sin comprender el problema estructural que lo antecede solo contribuye a una mirada enjuiciadora que nos aleja de visualizar posibles soluciones.

A %d blogueros les gusta esto: